miércoles, 20 de agosto de 2014

Tarta de queso con mermelada de arándanos

Que después de un largo viaje tu madre te esté esperando ansiosa para darte un abrazo no tiene precio, pero si encima te tiene preparada tu tarta favorita justo a la hora de merendar en la que llegas, su valor es ya incalculable! :D

No sé cómo lo hacemos, pero siempre que ella y yo hablamos, tarde o temprano sale el tema de recetas o cocina. Justo unos días antes le había comentado que se me había quedado en el tintero visitar una taberna andaluza en Madrid donde al parecer preparan una tarta de queso casera buenísima, y es que a mi las tartas de queso me chiflan. Así que ni corta ni perezosa, de un día para otro se puso a reunir los ingredientes y voilà, este es el resultado. 

Tarta de queso con mermelada de arándanos



Una tarta suave y dulce, con una textura ligera y cremosa, esperándome para probarla... A los cinco minutos ya tenía mi taza de café preparado y mi trozito de tarta :)

Tarta de queso con mermelada de arándanos

Personalmente me gusta más preparar este tipo de tartas en moldes altos y más estrechos, pero ya veis que incluso con uno más ancho y bajo el resultado es igualmente satisfactorio. Es la primera receta que publico de cheescake, pero os aseguro que con lo que me gustan no será la última. Y ahora os dejo que voy a por otro trocito, que con lo que ha gustado en casa, esto va a parecer el anuncio del fuet :)

Gracias mami ;)

Tarta de queso con mermelada de arándanos

Ingredientes:

Para la base:

1/2 paquete de galletas María 
5 o 6 cucharadas de mantequilla

Para el relleno:
1 tarrina de queso Philadelphia grande (270 gramos)
2 bricks de nata para montar
1 vaso de azúcar

Para la cobertura:

Mermelada de arándanos

Elaboración:

En primer lugar, precalentamos el horno 180º. Empezaremos preparando la base de la tarta. En la picadora, trituramos las galletas hasta que estén bien picadas. En un cazo a fuego lento o bien en el microondas, derretimos la mantequilla sin con cuidado de que no se queme, y añadimos las galletas. Mezclamos bien asegurándonos que no queden grumos. Una vez la tenemos, cubrimos la base del molde, intentando que quede lisa y uniforme. Reservamos en la nevera o en el congelador, para que se asiente más rápidamente.

Para el relleno, en un recipiente apto para la batidora, batimos el queso junto con la nata y el azúcar. Una vez tengáis la crema preparada, vertemos en el molde. Metemos al horno y dejamos que se cocine unos 40 minutos. Pasado este tiempo, comprobamos si la tarta se ha hecho por dentro. Para ello, pinchamos con un tenedor cuidadosamente y si sale limpio es que está cocinada. Si veis que aún le falta un poco, dejadla unos 10 minutos más con el calor residual del horno, y volved a comprobar. 

¡Espero que os guste tanto como a mí!

Tarta de queso con mermelada de arándanos

Tarta de queso con mermelada de arándanos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario :)